Proyecciones hacia el futuro 109

   Cuando un mundo llega a la cuarta etapa de Luz y de Vida, más de la mitad de los mortales dejan el planeta por traslado de entre los vivos. Esta disminución de la muerte continúa sin cesar, pero no conozco ningún Sistema cuyos mundos habitados, aunque lleven establecidos mucho tiempo en la Vida, estén totalmente libres de la muerte natural como técnica para escapar de las cadenas de la carne. Hasta que este estado superior de evolución planetaria no se alcance de manera uniforme, los mundos de formación morontial del Universo Local deberán continuar sirviendo como esferas educativas y culturales para los progresores morontiales en evolución. La eliminación de la muerte es teóricamente posible, pero según mis observaciones, aún no se ha producido. Quizás se pueda alcanzar este estado durante los períodos lejanos de las épocas sucesivas de la séptima etapa de la Vida planetaria establecida... 

Documento 55. Las Esferas de Luz y de Vida (Presentado por un Mensajero Poderoso destinado temporalmente en el Consejo de los Arcángeles en Urantia) 

Paraísos que nos aguardan 87. Havona (décimo segunda parte)

   Durante vuestra estancia en Havona como peregrinos ascendentes, se os permitirá visitar libremente los mundos del circuito donde estáis destinados. También se os permitirá regresar a los planetas de aquellos circuitos que habréis atravesado previamente. Todo esto es posible para aquellos que residen en los circuitos de Havona sin que tengan la necesidad de ser transportados por los Supernafines. Los peregrinos del tiempo pueden equiparse ellos mismos para atravesar el espacio "conquistado", pero han de depender de las técnicas establecidas para flanquear el espacio "no conquistado"; un peregrino no puede salir de Havona ni avanzar más allá del circuito al que está asignado sin la ayuda de un Supernafín Transportador. 

   Existe una originalidad reconfortante en esta inmensa creación central. Aparte de la organización física de la materia y de la constitución fundamental de las órdenes básicas de seres inteligentes y de otras criaturas vivientes, los mundos de Havona no tienen nada en común. Cada uno de estos planetas es una creación original, única y exclusiva; cada planeta es una obra incomparable, magnífica y perfecta. Y esta individualidad tan diversa se extiende a todas las características de los aspectos físicos, intelectuales y espirituales de la existencia planetaria. Cada una de estas mil millones de esferas perfectas ha sido desarrollada y embellecida de acuerdo a los planes del Eterno de los Días residente. Y esta es precisamente la razón por la que no hay dos que sean iguales. 

Documento 14. El Universo Central y Divino (Presentado por un Perfeccionador de la Sabiduría, encargado para esta tarea por los Ancianos de los Días de Uversa). 

Quién es quién en el libro de Urantia 100- Los Príncipes Planetarios

- Pertenecen a la orden de los

  Hijos Lanonandek Secundarios.

- Son nombrados por los Soberanos

  del Sistema.

- Gobiernan los mundos habitados

  en evolución.

- Son asistidos por un cuerpo leal

  de ayudantes.

- Durante mucho tiempo, están

  totalmente solos como

  representantes de la divinidad.

- Están sometidos a una dura

  prueba de confianza.

- Nebadon ha sufrido tres

  rebeliones de sus Príncipes

  Planetarios.

- Fracasan pocas veces en su

  misión de elevar a un planeta.

- Su éxito facilita la misión posterior

  de los Hijos Materiales.

- Se encuentran bajo la jurisdicción

  administrativa Universal de Gabriel.

- Pueden pedir en cualquier

  momento el consejo y la ayuda de

  los Melquisedeks.

- Generalmente se rodean de un

  consejo de doce miembros.

- También pueden tener como

  ayudantes a un miembro o más

  de su propia orden.

- Este Estado Mayor del Principe

  tiene, por termino medio, unos

  mil miembros.

- Cuando su mundo llega al

  estado de Luz y de Vida, son

  ascendidos a Soberanos

  Planetarios, aumentando sus

  funciones...

  

Lámina 58(108)

Sobre la lámina 58

   Segundo sector Empresarial y de Proyectos. No hay corporación grande del planeta que no esté ya afincada en la ciudad con su respectiva sede central. En el norte de este sector vemos el Parque de Los Ángeles del Progreso (Serafines de la Supervisión Planetaria). En el centro-oeste tenemos el Parque de Pennsylvania (U.S.A). Al sur encontramos el Parque de Los Espíritus de la Confianza (Serafines Ayudantes Planetarios)...

Momentos de la historia 37

   Hace setecientos cincuenta mil años, la cuarta capa glaciar formada por la unión de los campos de hielo del centro y del este de América del Norte estaba camino del sur; en su punto culminante alcanzó el sur de Illinois y desplazó el río Mississippi ochenta kilómetros hacia el sur hasta el río Ohio y el centro de Pensilvania.

   En Asia, la capa de hielo siberiana llevó a cabo su invasión más meridional, mientras que el hielo que avanzaba en Europa se detuvo justamente delante de la barrera montañosa de los Alpes.

   Hace quinientos mil años, durante el quinto avance de los hielos, un nuevo acontecimiento aceleró el curso de la evolución humana. Repentinamente,y en una sola generación, las seis razas de color aparecieron por mutación a partir de la familia humana aborigen. Esta fecha tiene una doble importancia puesto que señala también la llegada del Principe Planetario.

   En América del Norte, el quinto glaciar que avanzaba consistía en una invasión combinada de los tres centros de hielo. Sin embargo, el lóbulo oriental sólo se extendió a corta distancia por debajo del valle de San Lorenzo, y la capa de hielo occidental avanzó muy poco hacia el sur. Pero el lóbulo central alcanzó el sur hasta cubrir la mayor parte del estado de Iowa. En Europa, esta invasión de hielo no fue tan extensa como la anterior...

Documento 61. La Era de los Mamíferos en Urantia (Patrocinado por un Portador de Vida residente).

Proyecciones hacia el futuro 110

   Durante las etapas iniciales de la ascensión evolutiva, los Hijos Instructores Trinitarios parecen estar tan completamente identificados con el régimen de la progresión mortal que a menudo nos vemos inducidos a especular sobre su posible asociación con los Finalitarios en la carrera no revelada de los Universos futuros. Observamos que los administradores de los Superuniversos son, en parte, personalidades de origen trinitario y, en parte, criaturas evolutivas ascendentes abrazadas por la Trinidad. Creemos firmemente que los Hijos Instructores y los Finalitarios están dedicados ahora a adquirir la experiencia de estar asociados en el tiempo, lo cual podría ser un entrenamiento preliminar a fin de prepararlos para una estrecha asociación en algún destino futuro no revelado. En Uversa creemos que cuando los Superuniversos se establezcan finalmente en la Luz y la Vida, estos Hijos Instructores Paradisíacos, que se habrán familiarizado tan profundamente con los problemas de los mundos evolutivos y que habrán estado asociados durante tanto tiempo con la carrera de los mortales evolutivos, pasarán a tener probablemente una asociación eterna con el Cuerpo Paradisíaco de la Finalidad...

Documento 20. Los Hijos Paradisíacos de Dios (Presentado por un Perfeccionador de la Sabiduría de Uversa).

Paraísos que nos aguardan 88- Havona (décimo tercera parte)

    La tónica de la aventura y el estímulo de la curiosidad no desaparecerá de vuestra carrera hasta que no hayáis atravesado el último circuito de Havona y visitado el último mundo de Havona. Y entonces el estímulo, el impulso hacia adelante de la eternidad, reemplazará a su predecesor, el atractivo de la aventura del tiempo.

   La monotonía indica la inmadurez de la imaginación creativa y la inactividad de la coordinación intelectual con la dotación espiritual. Cuando un mortal ascendente empieza a explorar estos mundos celestiales, ya ha alcanzado la madurez emocional, intelectual y social, si no espiritual.

   A medida que avanceís de circuito en circuito en Havona, no sólo tendréis que hacer frente a unos cambios inimaginables, sino que vuestro asombro será inexpresable a medida que progreseís de planeta en planeta dentro de cada circuito. Cada uno de estos mil millones de mundos de estudio es una verdadera universidad de sorpresas. Aquellos que atraviesan estos circuitos y recorren estas gigantescas esferas experimentan un asombro continuo, una admiración interminable. La monotonía no forma parte de la carrera en Havona.

   El amor de la aventura, la curiosidad y el horror a la monotonía, esas características inherentes a la naturaleza humana en evolución, no han sido puestos ahí simplemente para exasperaros y enojaros durante vuestra breve estancia en la Tierra, sino más bien para sugeriros que la muerte sólo es el comienzo de una carrera de aventuras sin fin, de una vida perpetua de anticipaciones, de un eterno viaje de descubrimientos...

Documento 14. El Universo Central y Divino (Presentado por un Perfeccionador de la Sabiduría, encargado para esta tarea por los Ancianos de los Días de Uversa).

Quién es quién en el libro de Urantia 101

- Lo componen un grupo de seres

  ascendentes voluntarios procedentes

  de la capital del Sistema Local.

- Acompañan al Príncipe Planetario

  como consejeros y ayudantes en la

  tarea de elevar a las razas.

- Constituyen el lazo de unión entre

  el Principe invisible y los mortales.

- Ninguno de ellos ha fusionado con

  su Ajustador interior.

- Los Portadores de Vida les

  proporcionan nuevos cuerpos

  físicos para su misión.

- Organizan las escuelas planetarias

  de formación y de cultura.

- Generalmente  finalizan su misión

  cuando llega un segundo Hijo 

  Divino a la esfera.

- Normalmente se emparejan

  entre ellos.

- Sus descendientes son de dos

  tipos, materiales (humanos) y

  Criaturas Intermedias Primarias.

- Cuando acaban su misión regresan

  a la sede del Sistema para reanudar

  su carrera hacia el Paraíso...

 

 

 

 

 

 

Momentos de la historia 38

   El nacimiento de los dos primeros seres humanos se produjo exactamente 993.419 años antes del año 1934 de la era cristiana.

   Estas dos criaturas extraordinarias eran unos seres verdaderamente humanos. Poseían un pulgar humano perfecto, como muchos de sus antepasados, y tenían unos pies tan perfectos como las razas humanas actuales. Estos seres caminaban y corrían, pero no trepaban; la función prensil del dedo gordo del pie ya no existía, había desaparecido por completo. Cuando el peligro los empujaban hacia las copas de los árboles, subían tal como lo harían los humanos de hoy. Subían por el tronco de los árboles como los osos y no como los chimpancés o los gorilas, balanceándose de rama en rama.

   Estos primeros seres humanos (y sus descendientes) alcanzaban la plena madurez a los doce años y la duración potencial de su vida era de unos setenta y cinco años.

   Pronto aparecieron muchas emociones nuevas con estos gemelos humanos. Sentían admiración tanto por los objetos como por los otros seres y daban muestras de una considerable vanidad. Pero el progreso más extraordinario en su desarrollo emocional fue la aparición repentina de un nuevo grupo de sentimientos realmente humanos, los sentimientos de adoración, que abarcaban el temor, la veneración, la humildad e incluso una forma primitiva de gratitud. El miedo, unido a la ignorancia de los fenómenos naturales, está a punto de dar nacimiento a la religión primitiva...

Documento 62. Las Razas en los Albores del Hombre Primitivo (Patrocinado por un Portador de Vida de Nebadon, residente en Urantia)

Proyecciones hacia el futuro 111

   A medida que progresaís de una clase o fase de un mundo morontial a otro, tenéis que ser reafinados o sintonizados con vuestro avance, y los clasificadores selectivos tienen la tarea de manteneros en sincronización progresiva con la vida morontial.

   Aunque las formas básicas de la vida y de la materia morontiales son idénticas desde el primer mundo de las Mansiones hasta la última esfera de transición del Universo, existe una progresión funcional que se extiende gradualmente desde lo material hasta lo espiritual. Vuestra adaptación a esta creación básicamente uniforme, pero cada vez más avanzada y espiritualizada, se efectúa mediante esta resintonización selectiva. Este ajuste en el mecanismo de la personalidad equivale a una nueva creación, a pesar de que conserváis la misma forma morontial.

   Podéis someteros repetidas veces a las pruebas de estos examinadores, y en cuanto reflejeís un logro espiritual adecuado, certificarán con mucho gusto que podéis pasar a una posición más avanzada. Estos cambios progresivos tienen como resultado reacciones diferentes al entorno morontial, tales como modificaciones en las necesidades alimenticias y en otras numerosas prácticas personales...

Documento 48. La Vida Morontial (Presentado por un Arcángel de Nebadon).

Paraísos que nos aguardan 89- Havona(décimo cuarta parte)

   La curiosidad, el espíritu de investigación, el estímulo del descubrimiento, el impulso a la exploración, forma parte de la dotación innata y divina de las criaturas evolutivas del espacio. Estos impulsos naturales no se os han dado solamente para ser frustrados y reprimidos. Es cierto que estos impulsos ambiciosos han de ser refrenados con frecuencia durante vuestra corta vida en la Tierra, y que a menudo se experimentan decepciones, pero serán plenamente realizados y gloriosamente satisfechos durante las largas eras por venir.

   La gama de actividades en los siete circuitos de Havona es enorme. En general, se pueden describir como sigue:

  1- Havonianas.

  2- Paradisíacas.

  3- Finito-ascendentes, evolutivas

      Supremo-Últimas.

   Muchas actividades superfinitas tienen lugar en el Havona de la presente era del Universo, incluyendo una incalculable diversidad de fases absonitas y de otros tipos relacionadas con la funciones mentales y espirituales. Es posible que el Universo Central sirva para muchos fines que no me han sido revelados, ya que funciona de numerosas maneras que sobrepasan la comprensión de la mente creada. Sin embargo, intentaré describir cómo esta creación perfecta atiende las necesidades y contribuye a satisfacer siete órdenes de inteligencias universales.

Documento 14. El Universo Central y Divino (Presentado por un Perfeccionador de la Sabiduría, encargado para esta tarea por los Ancianos de los Días de Uversa).